Sergio Castro y Carmen Rodríguez todavía no sabían hasta qué punto la física, la química y las matemáticas iban a condicionar sus vidas mientras correteaban por los pasillos y el patio del Colegio Navaliegos de Ponferrada en parvulitos. Sus trayectorias han descrito líneas paralelas que desafiaron las reglas y acabaron por converger, luego se produjo la conexión y la suma da un resultado en números redondos: 25 años juntos. Procedentes de diferentes ramas de formación, encontraron su denominador común en ‘Profesor 10 de mates’, un proyecto que ha ayudado a cientos de miles de personas a despejar incógnitas. Y la aleación ha tenido un efecto multiplicador que les ha permitido incluso saltar al sector editorial con la particularidad de publicar libros el mismo día de un año tan singular (y también redondo en términos numéricos) como 2020.

Sergio y Carmen, en su etapa como universitarios

Las trayectorias de Sergio y Carmen han descrito líneas paralelas que desafiaron las reglas y acabaron por converger, luego se produjo la conexión y la suma da un resultado en números redondos: 25 años juntos

Un año mayor ella que él, coincidieron en Navaliegos y se reencontraron en el Instituto Álvaro de Mendaña. “Pero a mí él me caía mal porque era muy chulo”, suelta Carmen, un torrente de espontaneidad y simpatía incluso con zoom y pantalla por el medio ahora que los tiempos dictan distancia (de seguridad, que no social ni emotiva) para combatir la pandemia del coronavirus. A través de amigos comunes volvieron a contactar en la Universidad de León, donde se formaron en diferentes ramas a modo de rectas paralelas. Sin embargo, les unió la fuerza gravitatoria de la física; ahí ya surgió la química; y las matemáticas llegaron después.

El camino no fue fácil especialmente para Carmen, que sufrió de niña un cáncer cuyo tratamiento precisó de tres años de terapia en el Hospital Ramón y Cajal de Madrid. Muchas horas de incertidumbre, pero también mucho tiempo para leer. Por entonces, en la década de los ochenta, ni siquiera podía imaginar que un salto tecnológico sideral pondría apenas unos años después (casi) todo el saber a golpe de clic. Orientadora laboral en la oficina de empleo de profesión, se encontraba con personas en busca de una oportunidad, pero que se topaban “con el muro de las matemáticas a la hora de reciclarse”. Fue en 2013 cuando implicó a Sergio, profesor de física, química y matemáticas, hasta aprovechar las nuevas tecnologías para crear los primeros ‘tutoriales desde el cero hasta el infinito y más allá’.

Lejos de proyectar aquella imagen de “chulo” en la adolescencia, el nombre del proyecto, ‘Profesor 10 de mates’, tiene más que ver con sus alumnos que con el propio Sergio. “10 es la nota que quiero que saquen ellos”, cuenta al relatar el día en que pidió a Pedro, uno de sus chicos de clases particulares, que sacara “como mínimo” la nota máxima en su siguiente examen. “Si lo saco, te llamaré profesor 10”, replicó el alumno, que no alcanzó la nota, pero sí acuñó el término que ha servido de banderín de enganche a un canal de Youtube que roza ya los 400.000 suscriptores, ganados a fuerza de empatía y de “poner las matemáticas a pie de calle” a través de vídeos que incorporaron experimentos para hacer los contenidos más digeribles. Y así despegaron en proyección sin dejar de pisar el suelo. “En Youtube somos formadores; educar es mucho más”, constata Sergio.

Orientadora laboral, Carmen asistía a quienes se topaban “con el muro de las matemáticas a la hora de reciclarse”. E implicó a Sergio, profesor de física, química y matemáticas, para crear tutoriales en internet

Carmen y su madre, Ausencia

En los Premios Bitácoras

En Radio 3 en el programa hoy empieza todo con Ángel Carmona y Antonio Vicente

El canal de Youtube roza ya los 400.000 suscriptores, ganados a fuerza de empatía y de “poner las matemáticas a pie de calle”. Y pasó de dos a tres millones de reproducciones al mes durante el confinamiento

Ellos ya tenían las respuestas cuando la crisis del coronavirus llenó de preguntas la formación online. Y su canal, que ha servido contenido a programas tan emblemáticos como ‘La aventura del saber’ de Televisión Española, pasó de dos a tres millones de reproducciones al mes durante el confinamiento, período aprovechado también para lanzar un blog con otros profesores de matemáticas en España y otro con docentes del resto de asignaturas en Latinoamérica. Y es que ellos les dan más valor a las experiencias que a los números, cuentan al destacar la importancia de su proyecto para trabar amistad con figuras tan relevantes como la del matemático Ernesto García Camarero y compartir en su casa de Madrid espacios donde en su día se sentaba el poeta Miguel Hernández.

Su despegue digital también ha tenido, paradójicamente, una réplica analógica en forma de publicación de libros desde el inicial ‘Historia de las matemáticas. Del cero al infinito’ hasta coincidir en 2020 uno de él, ‘La Olimpiada de los enigmas’, y otro de ella, ‘Ausencia, el cáncer y yo’, donde Carmen rescata aquella experiencia de niña que marcó su vida ahora desde la perspectiva de una “chica mecánica” sometida a costosos cambios de prótesis. “Nuestra voz la habían puesto hasta ahora personas sin discapacidad”, dice tras destacar el ejemplo de “visibilidad” dado por la atleta berciana Marta Casado. “Ella es un referente. Y yo no los tuve de niña. La admiro un montón”, cuenta para advertir de que el binomio “mujer y discapacidad” es una ecuación que agrava la precariedad laboral. Y ella lo puede confirmar a través de su puesto en una oficina de empleo, donde también constata el duro impacto de la crisis en la comarca sin perder el horizonte de “dar confianza” a los usuarios: “He visto a gente muy fuerte que se derrumbaba. Y ahí el trabajo no se puede quedar en ser un burócrata”.

Carmen rescató en ‘Ausencia, el cáncer y yo’ su experiencia desde la perspectiva de una “chica mecánica” sometida a cambios de prótesis: “Nuestra voz la habían puesto hasta ahora personas sin discapacidad”

‘Profesor 10 de mates’ no hace planes. “Cuando tuve la enfermedad, me di cuenta de que planear no sirve de mucho”, cuenta ella. No será por falta de proyectos: otro libro en la recámara y una invitación para el macrofestival de divulgación Talent Land en México, destaca él. Prefieren dejarse sorprender. Y así vivieron “emocionados” la semana previa a la instalación de una frase rescatada de sus libros en una acera de Ponferrada. Ellos quieren dejar huella, como la recaudación solidaria del libro del cáncer para familias de afectados. Han despegado desde El Bierzo en tiempos de recesión. “Pero si hemos adquirido cierta relevancia, es por el apoyo de la gente de aquí”, destacan. Así son Sergio y Carmen; o Carmen y Sergio. En este caso, el orden de los factores tampoco altera el producto.

En un programa de La 7 de Castilla y León Televisión

En la celebración del Botón de Plata de Youtube en el bar La Destilería de Ponferrada

En Televisión de Galicia con el Xabarín. “Es nuestra infancia”, dicen

En las jornadas de divulgación en el Castillo de Ponferrada

Con el matemático Ernesto García Camarero, tras una charla en el Ateneo de Madrid

En la Feria del Libro de Madrid

En el paso de peatones frente el Castillo de los Templarios con una frase de uno de sus libros

Con el libro ‘Ausencia, el cáncer y yo’